Europa arranca un frágil alto el fuego en Ucrania

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /home/perunnet/public_html/includes/menu.inc).

Merkel y Hollande logran que Kiev y Moscú pacten para resolver el conflicto

Los dirigentes de Alemania, Francia, Ucrania y Rusia avalaron este jueves con una declaración política un conjunto de medidas para relanzar el proceso de paz en el este de Ucrania. El primer punto es un alto el fuego que entrará en vigor a las cero horas del 15 de febrero.

La ofensiva diplomática emprendida por la canciller Angela Merkel, el presidente François Hollande y sus colegas Petró Poroshenko y Vladímir Putin, y que culminó en una cumbre en Minsk (Bielorrusia), discurrió en paralelo a las discusiones de un grupo de contacto, formado por representantes de las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, además de Ucrania y Rusia bajo la égida de la OSCE.

La declaración política y las medidas para recuperar el protocolo y el memorando de Minsk se complementan entre sí. Los líderes dieron su espaldarazo a una lista de 13 puntos, que deberán ser profundizados y desarrollados, para renovar los compromisos incumplidos, que muchos daban ya por enterrados. Con objeto de verificar y encauzar el proceso los miembros del cuarteto prevén organizar encuentros regulares a nivel de altos funcionarios de exteriores.

Para llegar a una posición conjunta, Merkel, Hollande, Putin y Poroshenko necesitaron de 16 horas de arduas negociaciones a puerta cerrada que concluyeron con las breves declaraciones ante la prensa del tándem Merkel y Hollande, y, por separado, de los presidentes Putin y Poroshenko, a mediodía de este jueves. Todos ellos acusaban las huellas de la fatiga. Poco antes de las diez de la mañana, la sesión parecía concluida y los dirigentes dispuestos a firmar la declaración política. Sin embargo, algo se torció cuando Poroshenko anunció que Rusia planteaba “condiciones inadmisibles”. La declaración generó confusión y alarma. Los líderes volvieron a la sala de negociaciones. A ellos se unió la embajadora Heidi Tagliavini, la representante de la OSCE en el grupo de contacto que reunió en Minsk a los máximos líderes separatistas, Alexandr Zajárchenko en nombre de la RPD y Igor Plotnitski, de la RPL. El grupo de contacto también negoció durante toda la noche, pero en otra parte de la ciudad, y finalmente acabó por firmar la lista de medidas.

El acuerdo contempla, además del alto el fuego, el restablecimiento del control total de la frontera con Rusia por parte del Gobierno de Ucrania para fines de 2015, si para entonces se regula políticamente el problema del Este y los líderes electos de las zonas hoy rebeldes dan su consentimiento. Para la futura regulación se prevén cambios constitucionales descentralizadores, quedeben ser planteados en el Parlamento de Ucrania, elecciones locales con observadores internacionales, régimen especial con prerrogativas tales como el nombramiento de fiscales y la formación de una policía popular así como autodeterminación lingüística, lo que, aparentemente, supone que podrán usar el ruso en los trámites oficiales si lo desean.
Fue necesario que Putin presionará a los líderes separatistas para que estos firmaran las medidas para aplicar los acuerdos de Minsk, según reconoció Merkel ante la prensa. Si Kiev transgrede lo acordado ahora, toda la responsabilidad será de Poroshenko y no habrá nuevos acuerdos, advirtió el secesionista Zajárchenko. Según este “las garantías” dadas por Putin, Hollande y Merkel fueron clave para aceptar el trato. En su conferencia de prensa, Putin reprochó a Poroshenko que se negara a negociar directamente con los insurgentes del este de Ucrania. La entradaen vigor del alto el fuego requerirá desactivar focos de violencia como el de Debáltsevo, un importante nudo ferroviario en la ruta entre Donetsk y Lugansk. Putin dijo que iba a pedir a los expertos militares que le informaran sobre lo que está sucediendo en Debáltsevo, donde, según dijo, puede haber hasta 8.000 personas sitiadas.

A diferencia del pasado septiembre, los líderes europeos se involucran ahora personalmente en el proceso de paz e involucran a Poroshenko y Putin en el empeño.

Ambas partes se han comprometido a retirar sus armas pesadas para crear una zona desmilitarizada de un mínimo 50 kilómetros de anchura. Los acuerdos de septiembre contemplabanuna franja de 30 kilómetros. Los ucranios deberán retirarse tomando como referencia la línea de contacto actual y los separatistas — que en estos cinco meses han ampliado en 500 kilómetros cuadrados el territorio bajo su control— se regirán por la línea de contacto acordada en septiembre.

La OSCE contribuirá a la verificación del régimen de alto el fuego y la retirada de las armas pesadas con ayuda de drones y radares.(El País)

Noticias relacionadas

X

¿Quieres hacer turismo en Perú?

Tours a MachupicchuNo te olvides de visitar: Tours a Machu Picchu.