Patrimonios del Perú son los más ricos en Sudamérica

(www.elcomercioperu.com.pe).- Solo superados en número por Brasil, que tiene inscritos en la Unesco 17 sitios, en Sudamérica el Perú tiene el orgullo de albergar diez lugares que han sido reconocidos como patrimonio mundial. De ellos, dos son bienes mixtos, es decir, albergan tesoros culturales y naturales (Machu Picchu y el Río Abiseo con el Gran Pajatén), mientras que dos son solo naturales (Huascarán y Manu) y los seis restantes bienes culturales.
La generosidad de la naturaleza y las obras humanas levantadas en nuestro territorio convierten el Perú en una potencia cultural y natural que apenas hemos comenzado a conocer. Nuestro principal abanderado es el famoso Santuario Histórico de Machu Picchu, cuyo nombre en el mundo identifica a un pueblo y una cultura que hemos heredado. El primer reconocimiento para el Perú por parte de Unesco se produjo en 1983, cuando el Comité de Patrimonio Mundial reconoció el valor de la Ciudad Vieja del Cusco, donde la fusión de las imponentes construcciones incas y el arte español creó una mixtura peculiar. Entre los atractivos más importantes de este lugar destaca el famoso barrio de San Blas, donde artesanos cusqueños muestran lo mejor de sus obras.
De forma simultánea --y como no podía ser de otra manera-- el Santuario Histórico de Machu Picchu entró por la puerta grande de la fama mundial al convertirse en el Primer Patrimonio Mundial Cultural y Natural de Sudamérica. A pesar de los problemas existentes, es destacable la fuente inagotable de sorpresas que representan ambos bienes, donde las investigaciones arqueológicas continúan.
En 1985, el Perú volvió a hacer noticia al lograr el reconocimiento internacional para el Sitio Arqueológico de Chavín, enclavado en medio de los Andes. Esta construcción, famosa por sus cabezas clavas, es investigada actualmente por arqueólogos japoneses que han dado a conocer más detalles de este lugar donde se desarrolló una de las civilizaciones más antiguas de América.
Como las noticias buenas nunca vienen solas, ese mismo año también se reconoció la riqueza natural del Parque Nacional del Huascarán, ubicado en la Cordillera Blanca, una cadena interminable de nevados que reta al más intrépido de los montañistas. Este refugio natural es el hábitat de una planta majestuosa conocida como la puya Raimondi, en honor de su descubridor.
En 1986 le tocó el turno a la ciudad de barro más grande de América: Chan Chan. Esta capital del pueblo Chimú se llegó a extender sobre veinte kilómetros cuadrados y fue objeto de innumerables invasiones. Felizmente, el empuje del pueblo trujillano ha empezado a liberarlo de ese problema. Este Diario también contribuyó con una campaña periodística constante para que la antigua ciudad fuera protegida.
Las riquezas naturales del Parque Nacional del Manu fueron reconocidas en 1987 por Unesco. Esta reserva de vida, la más grande que el país alberga, tiene más de 1.200 variedades de mariposas, mil variedades de aves y más de 20 mil especies de plantas. Se encuentra entre los departamentos de Cusco y Madre de Dios y es una de las más bellas del planeta.
Lima entró a la lista de patrimonio cultural en 1988 y en 1991 fue extendido el alcance de su título. La capital del Perú logró este reconocimiento por las bellas estructuras que la forman, las cuales están impregnadas de historia. Gracias a diversos trabajos que han llevado adelante los últimos gobiernos municipales, el Centro Histórico de Lima ha recobrado en algo su prestancia, aunque falta mucho por hacer.
El Parque Nacional del Río Abiseo es tal vez desconocido para muchos, pero su inclusión en la lista de la Unesco le da al Perú un lugar especial, ya que lo convierte en el único país de Sudamérica que posee dos sitios con doble motivo para estar en esta categoría privilegiada. Para que siempre lo recuerde, este parque cobija la zona arqueológica conocida como el Gran Pajatén, pero también es hábitat de cientos de especies que se incrementan con el tiempo, mientras avanzan las investigaciones.
En 1994, las enigmáticas Líneas de Nasca se convirtieron por fin en Patrimonio Mundial de la Humanidad. El nombre de la investigadora María Reiche estará ligado por siempre a los estudios que todavía se realizan por descifrar el significado de las gigantescas figuras.
Como era de esperarse, los arequipeños no podían quedarse atrás y en el año 2000 lograron que el centro de su ciudad obtuviera el reconocimiento mundial. Sus casas blancas construidas con sillar, así como sus monasterios e iglesias hacen de esta ciudad un lugar único para visitar.
Este estrecho resumen deja de lado, por el momento, los problemas que afronta cada uno de estos sitios privilegiados, pues tiene como objetivo que usted los recuerde y se comprometa a cuidarlos. La tarea es de todos.

Noticias relacionadas

X

¿Quieres hacer turismo en Perú?

Tours a MachupicchuNo te olvides de visitar: Tours a Machu Picchu.