Nuevo radar para aeropuerto Jorge Chávez se compraría en el 2007

(www2.eluniversal.com.mx).- [b]La vida útil del catual equipo caducaría este año, refiere congresista Rodrichesgún especialista, un radar de precisión habría ayudado a superar neblina [/b]
"El radar del aeropuerto Jorge Chávez es como el Tren Macho, porque solo funciona cuando quiere", refiere el congresista Jacques Rodrich, ex presidente de la Comisión de Transportes del Congreso que el año pasado realizó una investigación respecto a las condiciones en las que opera el radar del primer terminal aéreo del país, adquirido por el Estado en 1996 y puesto en funcionamiento a partir de 1999.
La aseveración de Rodrich ha sido corroborada en repetidas ocasiones por la Asociación de Controladores del Tránsito Aéreo del Perú, que en el 2001 solicitó al Congreso una investigación especial sobre dicho equipo, porque "presenta grave problemas de ingeniería, mantenimiento y documentación, entre otros que pueden afectar la seguridad de las operaciones aéreas".Desde entonces, comentó Rodrich, no se ha hecho gestiones importantes para la renovación de este equipo, cuyo costó ascendió a 11 millones de dólares y por el que hasta ahora el Estado sostiene un proceso de arbitraje con la empresa estadounidense Northrop. Según el congresista, desde el año pasado existía un estudio de factibilidad ya aprobado en el Ministerio de Transportes.
Sin embargo, dijo, el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe) no considera de prioridad el cambio del radar del Jorge Chávez. "La vida útil de ese radar caduca este año y a nadie parece importante reemplazarlo", comentó.
El año pasado, funcionarios de Córpac refirieron que existía un proyecto para adquirir nuevos radares que cubrirían el 85% del territorio, pero esto recién se haría en el 2007. Este Diario intentó consultar al respecto a las autoridades de Córpac; sin embargo, no fue posible obtener una respuesta, pues los directivos de esta institución se encontraban fuera de Lima, refirieron sus voceros.

Consultado respecto a la renovación del sistema de radar, Víctor Girao Alatrista, presidente de la Asociación de Pilotos Peruanos y especialista en derecho aeronáutico, indicó que un radar de precisión habría evitado los retrasos y desvíos de vuelos que se repitieron a lo largo de esta semana en el Jorge Chávez.

"Nuestro radar solo controla el tráfico aéreo, pero un radar de precisión permite aterrizajes con una visibilidad muy reducida. También es necesario que se renueven los actuales equipos de Sistema de Aterrizaje por Instrumentos (denominados ILS, por sus siglas en inglés), ya que son de categoría uno, cuando todos los aeropuertos de Latinoamérica son de categoría dos", comentó Girao.

Los equipos ILS brindan información al piloto sobre la ubicación de la pista de aterrizaje, cuando las condiciones de visibilidad no son las más óptimas. Los ILS categoría uno permiten aterrizar al piloto cuando se encuentra a 60 metros de altura; pero un ILS categoría dos le permite aterrizar estando a solo treinta metros de distancia de la pista.

Algunos especialistas discrepan sobre la urgencia de adquirir un equipo de esta categoría, pues solo existen en países con fenómenos meteorológicos más complicados que el nuestro.

Según John Elliot, presidente de la Asociación Peruana de Aviación Civil, un ILS categoría uno es suficiente porque permite orientar al piloto en neblinas y lloviznas, como las que suelen registrarse en Lima.

"Podríamos tener el mejor radar del mundo y un ILS de primera, pero las condiciones climatológicas son tan especiales que no podemos arriesgarnos a permitir un aterrizaje que después puede terminar en tragedia. Hasta los mejores aeropuertos cierran por problemas climatológicos, comentó el ingeniero aeronáutico Hernán Rivas Vargas-Machuca.

Pero, según Víctor Girao, hay aeropuertos capacitados para permitir un aterrizaje en condiciones adversas, como el Arturo Merino Benítez de Santiago de Chile, que cuenta con un ILS categoría tres y un radar de superficie que permite aterrizajes con escasa visibilidad durante el invierno y las noches de la capital chilena.

La densa neblina que esta semana hubo en la capital fue inusual, según la mayoría de especialistas consultados.

Dicho fenómeno climatológico fue tan intenso que impidió el descenso de varios vuelos, los que debieron ser desviados hacia los aeropuertos de Chiclayo y Pisco, principalmente.

De acuerdo con el testimonio de seis pilotos de tres compañías aéreas distintas, que prefirieron la reserva de sus nombres, el clima y el colapso de estos tres terminales ante la gran cantidad de vuelos desviados obligaron a que algunos vuelos incluso fueron desviados hacia aeropuertos fuera del país.

Al respecto, Carlos Palacín, presidente de la Asociación de Empresas Aéreas, refirió que las pérdidas de las aerolíneas han sido millonarias debido a este fenómeno que retardó, postergó y desvió muchos vuelos. Según Palacín, se teme, tal y como lo ha indicado el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), que la neblina se repita con igual intensidad hasta el miércoles de la próxima semana, cuando el clima se estabilice.

Siempre van a existir fenómenos climatológicos inusuales, como el que se registró en la capital esta semana. Sin embargo, hasta el momento las autoridades aeroportuarias no han previsto las mejoras en la infraestructura de los aeropuertos alternos al Jorge Chávez, en caso de emergencias.

Por su proximidad a la capital, el aeropuerto de Pisco debe recibir los vuelos que por diversas razones podrían ser desviados de Lima. Sin embargo, su infraestructura no está acondicionada para atender una gran demanda de vuelos, como se registró esta semana, pues las salas de embarque y espera, así como otros servicios para pasajeros no son suficientes.

Más allá del debate respecto a la necesidad de adquirir un radar o sistema de radioayuda para superar situaciones como la de esta semana, es urgente que las autoridades planifiquen la mejora de las instalaciones de los aeropuertos alternos a fin de poder integrarlos. De esta manera se lograría tener un mayor control del espacio aéreo de nuestro país.

También es necesaria la construcción de una segunda pista de aterrizaje en el aeropuerto Jorge Chávez, pues ha habido ocasiones en que los aterrizajes se han demorado debido a un incidente o al alto tráfico registrado en la única pista de aterrizaje que tiene este terminal aéreo.

Noticias relacionadas

X

¿Quieres hacer turismo en Perú?

Tours a MachupicchuNo te olvides de visitar: Tours a Machu Picchu.