Huaycos y desbordes evidencian pobreza y exclusión de familias campesinas

El pasado martes un comunero aymara de Sijuaya (Moquegua) cayó al barranco al tratar de liberar la carretera por donde necesitaba pasar sus tunas y paltas; el camino se había obstruido por el derrumbe de un cerro a raíz de las intensas lluvias. A los 6 jóvenes mineros atrapados hace un mes en un socavón informal, sepultado por huaycos en Caravelí (Arequipa), acaban de declararlos muertos; a pesar del clamor de sus familias por no abandonar la búsqueda de sus cuerpos. Miles de hectáreas de cultivos de los ricos valles costeños han sido arrasadas por el agua, y lo que no se ha inundado se está pudriendo por la lluvia y el calor. Familias agricultoras de varias partes del país han perdido toda la cosecha de verano y hasta ahora esperan las maquinarias que les ayude a remover el logo y a encausar los ríos.

Son noticias que nos llegan desde nuestras bases regionales. Penurias y pérdidas cuantiosas que están padeciendo familias enteras por huaycos y desbordes de los ríos. Todo ello es muestra de lo que sabíamos que venía: la alteración de los fenómenos meteorológicos, que en suma es el cambio climático. Sin embargo, la razón de estos desastres no es solo natural; es también por la inacción, falta de prevención y mal manejo de nuestras autoridades.

El mismo premier de la República, Fernando Zavala, lo ha admitido al visitar las zonas del desborde del río Huaycoloro en Lima: “Definitivamente no estábamos preparados… esto nos ha tomado por sorpresa”, evidenciando que no hubo articulación con los niveles regionales y locales de gobierno para la prevención de estos desastres. Pero el problema tiene un fondo y consecuencia mayor.

No solo no estamos preparados para recibir tanta lluvia, también estamos abandonados a nuestra suerte. Ica ya venía de arrastrar la eterna reconstrucción de sus casas y la reparación de sus chacras a raíz del terremoto del año 2007, Cañete ya cargaba con el colapso de sus drenes que inundaban las parcelas. Moquegua ya gritaba estrés hídrico y contaminación, denunciando acaparamiento de agua por las empresas mineras. Nuestra soberanía y seguridad alimentaria ya estaba vulnerada.

Pero ahora es lo urgente. Si Defensa Civil somos todos, ¿dónde está el trabajo de prevención articulado?, ¿dónde están las autoridades proporcionando la maquinaria que necesitamos? Lo que viene luego de tanta agua son los trabajos de drenaje y acciones por enfrentar las plagas que afectarán los cultivos. La pregunta es: ¿Estamos preparados para sostener el abastecimiento de alimentos de la población peruana ante la crisis climática? No, sin duda.

Tras las acciones de emergencia se requerirá una atención especial a la productividad de nuestros valles. No nos abandonen una vez más, con deudas impagables y hasta despojo de nuestras tierras y territorios; no nos arrastren a ser solo peones de la agroindustria; no nos obliguen a ser brazos operantes de la minería formal e informal. Nosotros queremos trabajar nuestras tierras.

Desde la Confederación Nacional Agraria – CNA, gremio representativo de comunidades campesinas, pequeños agricultores y pueblos originarios; exhortamos al gobierno nacional, a los gobiernos regionales y a los gobiernos locales a tomar con seriedad el calentamiento global y sus consecuencias. Pero sobre todo, les exigimos atender la pobreza y exclusión que, por estos días, nos ahoga aún más a los pueblos que hacemos vida en los campos peruanos.

Siguénos en:

Facebook:Perú Noticias

Twitter:Perú Noticias

Vive la aventura en el recorrido por el Camino Inca a Machupicchu, tenemos paquetes turísticos a Perú diseñado para ti, en los mejores hoteles en Cusco y Perú. Realiza tu reserva ya y déjate sorprender por la maravilla del mundo Machupicchu.

Noticias relacionadas

X

¿Quieres hacer turismo en Perú?

Tours a MachupicchuNo te olvides de visitar: Tours a Machu Picchu.